13 | 07 | 2020

Una medida tomada por la jueza, Elena Liberatori, aplazó las elecciones para la Junta Comunal en la villa 21-24 y, así, le dio oxígeno al macrismo que -todo parece indicarlo- corre serio riesgo de perderlas.

Es interesante rescatar que la suspensión de estas elecciones que debieron darse hace dos años y ahora tendrían lugar el 11 de noviembre, se dio en el marco de un episodio que, como poco, resulta inquietante.

Es que fuerzas de la Prefectura evitaron el ingreso de los vecinos a los sitios de votación, arguyendo que los padrones estaban mal confeccionados.

La situación fue elevada a la jueza, quien expeditivamente se resolvió por favorecer al macrismo, que tiene ahora dos semanas para reorganizar sus fuerzas con una propuesta que, en el marco de una profunda crisis que golpea más que nada a los sectores marginados, en la villa convence a pocos.

Con la orden de Liberatori, el macrismo porteño se anota un punto en su persistente ataque a los más humildes.

Pero el pueblo villero no se quedó de brazos cruzados y salió a la calle. Por eso, el lunes tuvo lugar una manifestación de vecinos de la 21-24 frente a la Legislatura, donde denunciaron que el propio oficialismo de la Ciudad influyó en la medida de la magistrada.

 

Mesa de trabajo

 

Frente al Palacio legislativo de la Ciudad, los manifestantes realizaron una conferencia de prensa en la que hicieron público que sospechan que el PRO torció la balanza de la jueza Liberatori.

Ahí, también anunciaron que exigirán a la magistrada la conformación de una “mesa de trabajo”, que garantice el cumplimiento de todos los requisitos necesarios para que se lleve adelante una elección transparente.

Por lo ocurrido, Celia González, integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Villa 21-24, planteó que descree que se concreten las elecciones en el plazo establecido de dos semanas.

“Hace rato están maniobrando con el tema y no sé si, al final, las elecciones se harán el 11”, dijo al respecto y observó: “esto es una estrategia para estirarlas hasta cuando les convenga a ellos”.

Asimismo, Celia González fue clara cuando recalcó que, “hasta ahora, buscaron las formas de impedir todo lo que queremos hacer y están buscando aliarse con distintos comedores”, tras lo que denunció que “presionan a partir del presupuesto que le bajan a los comedores y entonces la gente de los comedores termina cediendo, esto es lo que venimos denunciando permanentemente”.

Con respecto a las perspectivas del oficialismo para retener el control de la Junta Comunal, González apuntó que “hay una pelea grosa porque hay catorce listas y la de ellos está muy desprestigiada” y analizó: “ya estuvieron, no hicieron nada, se afanaron todo en la Casa de la Cultura y están muy mal vistos”.

Pero esto no es todo. Celia González fue contundente cuando volvió a cuestionar al oficialismo: “quedaron ellos con los narcos”, caracterizó y, al reflexionar sobre el aporte que estas elecciones pueden hacer a los comicios generales del año que viene, recordó que los villeros “estamos pregonando que salgan a votar”.

Los habilitados para votar en la que es la villa más grande entre todas las situadas a la vera del Riachuelo, son casi veinte mil personas.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.