Imprimir
Categoría: Argentina

En el último tramo antes de las elecciones generales y ante la certeza de que el ciclo macrista culminará el 10 de diciembre, los miembros más reaccionarios del gobierno nacional endurecen sus discursos contra el movimiento social, dejando entrever la concepción ideológica que guió al Estado durante los últimos cuatro años.

Primero había sido Patricia Bullrich quien, en una charla cerrada -que se filtró- ante militantes de Juntos por el Cambio, manifestó que “tenemos a la clase media apretada y a los movimientos sociales con toda la plata”, afirmación que hoy, después de conocerse que la pobreza en Argentina ya superó el 35 por ciento, suena obscena.

También el ministro de Justicia, Germán Garavano, afirmó en las últimas horas que los movimientos sociales “utilizan” a la gente y van “contra la democracia”. Expresión que no deja de ser sorpresiva en boca del ministro en cuya gestión la Corte Suprema intentó avalar el 2x1 como beneficio para los genocidas.

Sobre los ataques sistemáticos del gobierno contra los movimientos sociales, Gustavo Muñoz del MTL de Moreno reflexionó que “sin duda es una más de las tantas opiniones que confirman el tipo de gobierno que tenemos” y agregó que “este es un gobierno totalmente antipopular, totalmente represivo que se ve desbordado, que se ve derrotado, que ve que el 27 de octubre lo echamos a patadas desde las urnas”.

Sobre las motivaciones que empujan a los funcionarios a realizar declaraciones de esta índole, afirmó que “la verdad que salen a tratar de conquistar el voto reaccionario y de aquel ciudadano que puede tener alguna duda y que se encuentra muy influenciado por los medios de comunicación”.

Pero también, señalo que “estos discursos son reacciones frente al avance y crecimiento del campo popular”. En ese sentido, analizó que “si bien al campo popular le falta todavía, según mi opinión, una etapa más como para consolidarse y sostener lo que viene, es indudable que los movimientos sociales van a tener un protagonismo ganado en los cuatro años de resistencia a las políticas neoliberales”.

Estas resistencias fueron posibles gracias a algunos ensayos importantes de unidad, aunque reconoce que aún queda mucho trabajo por hacer. En esa línea, valoró que “dentro de la enorme diversidad que existe al interior del campo popular, con las diferencias del caso, creo que hemos podido llevar a cabo peleas concretas que han sido muy importantes para erosionar la capacidad de daño del gobierno y, especialmente, la posibilidad de que ganen estas elecciones”.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.