13 | 07 | 2020

Por medio de una declaración que lleva la firma de su titular Luis Fernández, la Asociación Taxistas de Capital (ATC), hizo pública su preocupación por recientes declaraciones públicas que realizó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien aludió a la intención del gobierno nacional de presentar un proyecto de ley tendiente a regular la actividad de las multinacionales de APP, entre ellas UBER, por medio de una especie de “estatuto especial”.

Si esta iniciativa prospera, se legalizaría la actividad de estas empresas, algo que –recalca la ATC- significaría entre otras cosas “aceptar su ingreso prepotente al país, obviar que operaron durante años de manera ilegal, desconociendo leyes nacionales impositivas, de aportes a la seguridad social, las que regulan el transporte de pasajeros, el trabajo y los derechos de los trabajadores·.

Pero también implicaría “aceptar pasivamente la fuga de divisas que estas empresas producen y seguirán produciendo” y en el caso de Uber, “avalar una competencia absolutamente desleal en un mercado que es cubierto por el servicio público de taxis y remises”.

Asimismo, advierte que “lo que se da a conocer del proyecto, que hasta hoy no ha sido desmentido, es la idea de un “pequeño impuesto” para financiar la protección social de los trabajadores o un “estatuto especial” (por supuesto más benigno que las normas actuales), idea que materializaría una flexibilización laboral de hecho. Esta idea coincide, en el caso de UBER, casi absolutamente con su estrategia mundial”.

Además, la ATC pregunta “quién y cómo se controlará a empresas que ni siquiera tienen domicilio legal en el país, que sus servidores operan desde el exterior, que oculta quienes son sus empleados encubiertos en el eufemismo de “emprendedores”, así como “cuáles y porque se establecen diferencias con el resto de las empresas, grandes y pequeñas y entre los trabajadores”.

Tras lo que señala que esto significaría “darle continuidad a las políticas neoliberales del macrismo que permitió y facilitó su ingreso a la Argentina”, algo que “es contradictorio con el discurso realizado en Tortugitas por el Presidente A.F. quien expresó con toda claridad que Macri había uberizado la economía e intentado convertir a los trabajadores argentinos en empleados de UBER”.

Al respecto, la ATC recuerda que “la actividad de empresas como UBER, Cabify, Beat y otras, que se multiplican de manera anárquica e impúdica, han provocado la desocupación de más de 10.000 trabajadores taxistas, el empobrecimiento del resto y la quiebra de decenas de pymes”, de ahí que pregunte “dónde quedan los compromisos de defensa del trabajo regulado y las empresas nacionales”.

Y asevera que “legalizar estas empresas significa firmar el certificado de defunción del servicio público de taxis”, tras lo que recuerda que “militamos en campaña electoral para el Frente de Todos, del que nos sentimos parte. Nos entusiasmamos con su triunfo y la asunción al gobierno de A.F y CFK y con la rotunda definición del “nunca más neoliberalismo en la Argentina”.

Por lo que “consideramos que, de manera inmediata, debería convocarse a un debate, amplio y democrático que, por nuestras luchas y lo que significa para el futuro de nuestra actividad, debe comprender principalmente al gremio taxista”, al tiempo que “alertamos al conjunto de los trabajadores por los prejuicios actuales y las consecuencias en un futuro inmediato si se avanza en esta dirección”.    

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.