05 | 12 | 2019

Tribuna Popular.- Decenas de organizaciones políticas y sociales se expresaron en solidaridad con el pueblo de Haití, el 28 de noviembre, ante la sede diplomática del país caribeño en Caracas, patentizando el rechazo a las políticas antipopulares del Gobierno presidido por el empresario Jovenel Moïse.

A través de un documento que consignaron en la Embajada, las organizaciones resaltaron la lucha del pueblo haitiano «que se mantiene movilizado en la calle, resistiendo a la opresión de un sistema neocolonial, que se dirige desde Estados Unidos y que ha llevado al poder a un representante de los capitalistas».

La portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Marta Hurtado, advirtió este jueves 21 de noviembre en un comunicado que al menos 76 personas murieron y 98 resultaron heridas desde que se desató la última seguidilla de protestas en Haití a partir del 15 de septiembre, en medio de una fuerte crisis social, económica y política.

Asimismo, Hurtado señaló que entre las víctimas fatales había un periodista, y destacó que otros nueve reporteros terminaron heridos en medio de los disturbios. Sobre el caso, el Acnudh reiteró que varios cronistas fueron amenazados, y solicitó a todos los actores «abstenerse de atacarlos y respetar la libertad de los medios de comunicación para informar sobre la situación».

Haití, con sus casi 11 millones de habitantes, es la nación más poblada de las Antillas y ocupa el tercio occidental de la isla llamada La Española, la segunda más extensa de la región del Caribe.

Desde mediados de septiembre se sucede un intenso ciclo de protestas, bloqueos de carreteras y masivas movilizaciones populares que se estima que han contado con la participación de casi 5 millones de personas exigiendo la renuncia del presidente Jovenel Moïse, la resolución de la crisis económica y energética y la no injerencia externa. Intensificadas por la falta de combustible, estas protestas han ocupado y paralizado la ciudad capital de Puerto Príncipe y las principales localidades, en donde prácticamente no hay actividad gubernamental, comercial o civil. La imposibilidad de distribuir agua o alimentos, como sucede en la región del sudeste, amenaza con sumir al país en una grave crisis humanitaria.

Haití está prácticamente parada en medio de protestas grandes en la capital, Puerto Príncipe, y otras ciudades.

La principal petición del pueblo es la expulsión del presidente haitiano Jovenel Moïse y su enjuiciamiento por ejecuciones extrajudiciales de opositores del gobierno y corrupción masiva. Según un informe de 600 páginas emitido en junio pasado por el Tribunal de Cuentas del país (Cour Supérieure des Comptes), dos compañías controladas por Moïse recibieron contratos públicos de construcción de carreteras por un valor de más de un millón de dólares por los cuales nunca se realizó un trabajo real. Los contratos se otorgaron bajo el presidente anterior, el neoduvalierista Michel Martelly, quien, con el respaldo de Washington, ayudó a manipular las elecciones de 2016 para llevar a Moïse al poder.

Puerto Príncipe se encuentra paralizado. Escuelas cerradas al igual que los centros médicos y cualquier otro organismo estatal hace más de un mes. Un país invadido a través de la Minustah (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas para Haití). Las masivas movilizaciones del pueblo haitiano acorralan día a día al gobierno de Jovenel Moíse. Latinoamérica y otro capítulo en la lucha contra el neoliberalismo.

Hoy, al cumplirse un nuevo aniversario del asesinato de Jean Jacques Dessalines, el esclavo que se convirtió en el líder de la revolución haitiana y su independencia, el país se encuentra en una abierta disputa en las calles entre un modelo que, al igual que en resto de la región, se arma de balas y va dejando muertos para imponerse, y un pueblo entero que en las calles rechaza las consecuencias del mismo. Hablamos con Lautaro Rivara, militante del Frente Patria Grande (Argentina). Miembro de la Brigada Dessalines, una brigada de solidaridad permanente de las organizaciones de Alba Movimientos y la Vía Campesina, que está próxima a cumplir los 10 años en el país.

El presidente haitiano, Jovenel Moise, pidió hoy al jefe de Gobierno y a las autoridades del Poder Judicial, investigar el uso de los fondos de Petrocaribe, tras las intensas protestas desatadas este miércoles.

El mandatario en su cuenta en Twitter señaló que la demanda ciudadana para arrojar luz sobre este caso, 'atestigua la vitalidad de nuestra democracia', e indicó a los empleados estatales que tuvieron una parte activa en la gestión de estos fondos, ponerse a disposición de justicia.

El PCE con la lucha popular contra las políticas neoliberales y el saqueo impune del gobierno de Jovenel Moïse

El Partido Comunista de España se solidariza con el pueblo haitiano y envía todo su apoyo a la lucha contra las políticas neoliberales y el saqueo impune al que el gobierno de Jovenel Moïse tiene sumido al país. El actual presidente llegó al poder en un proceso caracterizado por el fraude, violencia, cancelación de las elecciones y la falta de participación de la población. El presidente continuaría con las políticas que su predecesor había comenzado: la creación de zonas industriales de libre comercio, la minería, la agroindustria y el turismo de lujo.

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.