15 | 07 | 2018

Apresurado y carente de imparcialidad ha sido catalogado el informe presentado por la CIDH, “se requiere de tiempo, objetividad y profesionalidad para presentar lo que realmente sucede en Nicaragua”, resaltó el canciller de Nicaragua, solicitando dejar constancia de la posición de país.

El GRUN reafirma el compromiso sostenido de respeto y protección de los derechos humanos, facultado por la Constitución Política de Nicaragua en el artículo 46:

En el territorio nacional toda persona goza de la protección estatal y del reconocimiento de los derechos inherentes a la persona humana, del irrestricto respeto, promoción y protección de los derechos humanos, y de la plena vigencia de los derechos consignados en la declaración universal de los derechos humanos; en la declaración americana de derechos y deberes del hombre; en el pacto Internacional de derechos económicos, sociales y culturales y en el pacto internacional de derechos civiles y políticos de la Organización de las Naciones Unidas y en la Convención Americana de derechos humanos de la Organización de los Estados Americanos.

El pueblo nicaragüense ha sufrido los embates de la delincuencia, crimen organizado y actos terroristas, disfrazados ante la comunidad internacional como protestas y manifestaciones pacíficas contra el gobierno, es por ello que se ha necesitado del esfuerzo mancomunado entre gobierno y ciudadanía para garantizar la paz que las familias nicaragüenses exigen.

Este informe se presenta luego de que La CIDH y Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos se presentaron en Nicaragua, tras la invitación del gobierno revolucionario a quienes se les informó de los actos terroristas y el intento de un golpe de Estado a un gobierno legítimamente electo por el soberano que es el pueblo nicaragüense, a su vez, realizaron visitas al Centro de detención de la Dirección de Auxilio Judicial donde verificaron el estado de los detenidos, constatando que no hubo casos de tortura.

En el Diálogo Nacional, la CIDH y la Oficina del Alto comisionado, constataron la buena voluntad del GRUN para reconstruir la paz, en apego al orden constitucional. Un ejemplo de las acciones desarrolladas fue la liberación de más de 400 transportistas centroamericanos que sufrieron por hambre, hostigamiento y falta de salud; se pidió apoyo a la Conferencia Episcopal y la CIDH para proteger los derechos humanos y se pronunciaran ante la situación y no se obtuvo ninguna respuesta.

El gobierno de Nicaragua reconoce la protesta pacífica, que no puede confundirse con actos terroristas como incendios, torturas, asesinatos, secuestros, saqueos, destrucción de instituciones públicas y privadas, siendo condenados y repudiados todos los actos de violencia e inestabilidad.

El canciller Denis Moncada, reafirmó la necesidad de garantizar desde el espacio de la OEA el respeto a los gobiernos legítimamente electo y reconoció el correcto manejo que se realizó en la última reunión de presidentes de la región SICA, quienes solicitaron de manera urgente el cese inmediato a la violencia en todas sus manifestaciones, en el marco de la 51ª Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en Santo Domingo, República Dominicana; reiterando su acompañamiento para lograr una pronta solución a la crisis que afecta la institucionalidad y la convivencia pacífica en la región.

Fuente :

Barricada

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.