23 | 07 | 2018

@CBSTinfo/Caracas, abril 13 – “Chávez, amigo, el pueblo está contigo, ¡Queremos a Chávez! Chávez no renunció, lo tienen secuestrado”, éstas, solo fueron algunas de las consignas que el pueblo heroico y valiente gritaba y repetía ese histórico 13 de abril del año 2002, cuando en Poder Popular tomó las riendas de la Revolución Bolivariana, bajando de los barrios, desbordando las calles forma voluntaria, para exigir el regreso de su presidente, el comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

 

La mañana de ese 13 de abril, los seguidores del comandante se congregaron a las afueras de la Brigada de Paracaidistas en Maracay, otro grupo en la autopista Valle-Coche, en los alrededores de Fuerte Tiuna y, poco a poco, en las afueras del Palacio de Miraflores. Todos con una misma exigencia: “Liberen a Chávez”.

La multitud fue abrumadora, se trataba aproximadamente de un millón y medio de personas que reclamaban respeto a la Constitución Nacional y de su legítimo Presidente.

En el lugar, igualmente se manifestó la unión cívico-militar y la Guardia de Honor se sumó al pueblo para dar comienzo a un plan de rescate de las instalaciones del Palacio, lo que hace que los golpista salgan del lugar apresurados.

La Brigada de Maracay fue el epicentro del movimiento que logró el rescate de Hugo Chávez en La Orchila y su traslado a Miraflores con una acción denominada, “Operación Rescate de la Dignidad Nacional”, la cual se asentó en un manifiesto que exhortaba a los militares rebeldes a deponer su actitud.

El pueblo se alzó y logró que Hugo Chávez retomará de nuevo el poder y se mantuviera como jefe de Estado durante los siguientes años.

Poco duró el la dictadura de golpista Pedro Carmona Estanga, autoproclamado como Presidente el 12 de abril. Así como la implementación del llamado Decreto Carmona, que incluía entre otros aspectos, la derogación de la Constitución de 1999 y la disolución de los poderes públicos.

Fuente:

Central Bolivariana Socialista de Trabajadores

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.