21 | 07 | 2018

Antes el hecho público, notorio y comunicacional del retiro soberano de Venezuela, el 27 de abril de 2017, de la Organización de Estados Americanos  (OEA), la Diplomacia Bolivariana de Paz, liderada por presidente Nicolás Maduro, continúa su apuesta por la consolidación de un organismo continental que no obedezca intereses de cúpulas empresariales y defiendan las voces de los pueblos.

El Comandante Eterno Hugo Chávez, con una visión geopolítica integral de un nuevo esquema mundial aseguró que la OEA, no representa ni representará los verdaderos intereses de los pueblos, ya que esta, está subordinada a directrices imperiales e injerencistas.

“La OEA no sirve para nada, porque sirve solo para los intereses del imperio, a los intereses hegemónicos del capitalismo mundial en este continente y eso hay que denunciarlo”, dijo el Comandante Eterno.

Dentro de las competencias y atribuciones de la OEA, en el artículo 1 de la Carta del organismo regional, se establece como acción esencial, “lograr un orden de paz y justicia, fomentar su solidaridad y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”.

Contexto Político

La violación flagrante del derecho internacional por parte de la secretaría de la OEA, en casos como el golpe de Estado en Brasil, la vulneración de los derechos civiles de más de 50 millones de brasileños y las constantes protestas de los pueblos de Argentina y Paraguay en su legitima lucha por defender sus logros sociales antes cúpulas empresariales que dirigen ambos países, deja evidenciado y justificado el retiro soberano del Gobierno Bolivariano del organismo regional.

Ante esta constante realidad que golpeaba la dignidad de los pueblos, la Revolución Bolivariana impulsó, rompiendo todo contexto diplomático existente, la creación de un organismo regional presto a atender los verdaderos intereses de los pueblos, acción que contó con la receptividad por parte de los gobiernos y fue el 23 de febrero de 2010, que una nueva esperanza internacional nació de la mano del Comandante Eterno Hugo Chávez.

“Celac es el proyecto más importante de nuestra historia contemporánea, la Celac ha sabido plantarse con un carácter y una personalidad bien definida”, concluyó el Máximo líder de la Revolución Bolivariana.

Soluciones verdaderas y tangibles a problemas reales en el continente como, la alfabetización, la erradicación del hambre y la disminución de la pobreza extrema, son algunos de los objetivos por la que nació la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), aunado a lograr una verdadera integración de los gobiernos y pueblos de la región.

Con resultados que se pueden evaluar de manera inmediata, la actuación de la Celac siempre apegada a la legalidad y sin vulnerar o excluir ninguna parte fue vital en temas como los Diálogos de Paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP y el Gobierno colombiano, así como también en el acompañamiento realizado durante el proceso de paz entre Venezuela y Colombia respecto al tema fronterizo, hecho que ha sido reconocido a nivel internacional.

Las sanciones unilaterales aplicadas por Estados Unidos (EEUU), y sus gobiernos satélites como los calificó el canciller Jorge Arreaza, contra Venezuela, denotan que una visión sesgada de la realidad seguirá llevando el futuro de los pueblos de América por un rumbo incierto y seguir obviando esta realidad en palabras del Comandante Eterno Hugo Chávez, sería una sentencia de muerte.

El presidente Nicolás Maduro,  llevando la bandera de la Diplomacia Bolivariana de Paz, asegura que es la Celac, el espacio sin vicios para poder lograr la autodeterminación de los pueblos sin presiones injerencistas.

“Comenzamos a encontrar un camino, y yo celebro eso, es más, esa celebración es de los pueblos, porque dentro de la diversidad ideológica de Latinoamérica y el Caribe, hay un principio claro de no intervención en los asuntos internos de los Estados”, dijo el presidente Nicolás Maduro, en la V cumbre de la Celac celebrada en República Dominicana en Enero del 2017.

La cita previa del Jefe de Estado venezolano, prevalece a pesar de los constantes ataques que la derecha interna y externa sostienen contra la tierra de Bolívar y Chávez, por lo que aseguró que es vital lograr un consenso por el bien de los pueblos.

“Es nuestra oportunidad de reivindicar a los pueblos, es la oportunidad de hacer las cosas bien por el futuro de nuestros pueblos, no podemos seguir evitando la realidad que viven nuestros pueblos solo porque el superpolicía (EEUU), del mundo quiere decir cómo debemos vivir”, comentó el presidente Maduro.

En la más reciente victoria diplomática obtenida por Venezuela, durante la 48 Asamblea de la OEA, en Washington,  el canciller Jorge Arreaza, reiteró que la voluntad del Gobierno Bolivariano por ser parte de una verdadera integración regional, existirá siempre y cuando se respete la autodeterminación de los pueblos a ser libres y no se violen acuerdos ya establecidos.

El Canciller Bolivariano, recordó ante la difunta Asamblea de la OEA, que el Gobierno Bolivariano liderado por el presidente Nicolás Maduro, reconocerá los espacios diplomáticos para el diálogo, donde imperen, el respeto y la soberanía del pueblo venezolano y los pueblos de la región y el mundo.

“Los principios de igualdad, respeto mutuo, desarrollo social, cultural y educativo de nuestros pueblos y una actitud abierta e inclusiva, con miras a buscar puntos de encuentro dentro de las diferencias son vitales para generar confianzas en nuestros pueblos, y es la Celac el espacio para fomentar una verdadera integración”, dijo el ministro Arreaza.

Libertad de los pueblos

Permitir un bloqueo económico y justificar sanciones coercitivas contra Venezuela, evitando el libre acceso de los venezolanos y venezolanas, a los bienes comunes sólo  porque el Gobierno Socialista no cumple con el perfil ideológico necesario impuesto desde Washington e improvisar una agenda contra la nación Bolivariana, mientras un país centroamericano como Guatemala vivía una de las mayores catástrofes naturales, fue en la palabras del canciller Jorge Arreaza, la prueba más clara de que en la OEA, “no se defienden pueblos, se defienden empresarios”.

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.