26 | 08 | 2019

El pasado 20 de mayo de 2018 se celebraron elecciones presidenciales absolutamente democráticas en Venezuela resultando vencedora la candidatura de Nicolás Maduro Moros con un apoyo popular del 67%, entre cuatro candidatos presidenciales las cuales habían recibido el respaldo político y electoral de hasta un total de 51 partidos políticos.

El desarrollo de la jornada electoral y sus resultados fueron objeto de varias auditorías públicas y no consta en las instituciones venezolanas ninguna impugnación de los resultados por parte de ninguno de los candidatos derrotados ni de partido político alguno.

Si una parte de la derecha decidió no participar en esos comicios presidenciales estaban desde luego en su derecho a no hacerlo, pero ahora están en la obligación de respetar unos resultados electorales y de reconocer al actual presidente de la República de Venezuela. Su no presentación a esas elecciones fue decisión y responsabilidad exclusivamente suya y obedecía, siguiendo una estrategia errónea, a que su objetivo no era otro que la deslegitimación de unas elecciones que previsiblemente iban a perder.

A juicio de IU, los que siguen insistiendo en que Venezuela es 'una dictadura' se niegan a reconocer la realidad de un país democrático y pluripartidista donde los procesos electorales están tan normalizados que hacen un total de 25 los que se han desarrollado desde 1998, y lo hacen exclusivamente desde una estrategia seguidista del objetivo de acoso y derribo contra la Revolución Bolivariana que impulsan desde hace años los gobiernos de los EEUU de América, las élites imperialistas de ese país y sus oligopolios mediáticos.

IU expresa su convicción de que los principios del diálogo político y la negociación deben ser la base de la resolución pacífica de los conflictos y no las constantes actitudes injerencistas de los EEUU y del Grupo de Lima, salvo México que sí ha reconocido a Nicolás Maduro.

Denunciamos firmemente estas actitudes injerencistas que buscan el aislamiento internacional de Venezuela, así como constituirse sin legitimidad ni legalidad alguna en espacio para promover sanciones y acciones contra su gobierno absolutamente contrarias al derecho internacional.

Es evidente que desde esos países latinoamericanos del Grupo de Lima se desea para Venezuela gobiernos dirigidos por neoliberales o 'bolsonaros' que impongan agendas de inequidad, recortes y privatizaciones, y cuando los resultados democráticos en Venezuela favorecen a un gobierno socialista y popular, promueven abiertamente y sin pudor su no reconocimiento.

IU expresa al pueblo y al gobierno venezolano su respeto, su total apoyo y solidaridad ante las constantes amenazas contra su soberanía y su democracia popular, ante las injustas sanciones impuestas por parte de la UE y de la administración Trump y ante las constantes estrategias de intimidación y amenazas incluso de una intervención militar, alentadas desde los gobiernos de EEUU, Brasil y Colombia.

IU exige también el reconocimiento de la comunidad internacional a la legitimidad y legalidad constitucional e institucional del gobierno de Venezuela, que presidido por el reelecto Nicolás Maduro, busca la continuación de una revolución hoy acosada por el imperialismo y las oligarquías latinoamericanas debido a que sus logros desde 1998 han beneficiado a la mayoría social y no a las élites económicas del país.

Fuente:

Izquierda Unida

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.