Imprimir
Iran

El Departamento de Tesoro de EE.UU. ha impuesto nuevas sanciones contra la República Islámica de Irán que figuran en un listado publicado este miércoles a través de su página web.

En su Lista de Nacionales Especialmente Designados (SDN, por sus siglas en inglés), que enumera las personas, entidades o embarcaciones con quienes los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes en el país norteamericano tienen prohibido hacer negocios, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) ha incluido, entre otros, a Mahan Air, la aerolínea privada más grande de Irán, por su supuesta implicación en «la proliferación de armas de destrucción masiva», según detalló el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Armas de contrabando

En la misma línea, Pompeo aseguró que la Casa Blanca seguirá adelante con su campaña de «máxima presión» mediante la adopción de sanciones contra Teherán.

Desde Washington aseguran que, tras la incautación en noviembre de armas de contrabando en un bote destinado a Yemen, Mahan Air forma parte de «una red de envío iraní involucrada en el contrabando de ayuda letal de Irán a Yemen en nombre de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica». La OFAC también ha incluido en la lista a tres agentes de ventas generales de la aerolínea iraní situados en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) y Hong Kong (China).

EE.UU. asegura estar dispuesto a cortar todas las vías de entrega de armas a los rebeldes hutíes. «El régimen iraní utiliza sus industrias de aviación y de transporte marítimo para suministrar armas a sus grupos terroristas y milicianos regionales», explicó el Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, que aseguró que esto «contribuye directamente a las devastadoras crisis humanitarias en Siria y Yemen». Por ello, señalan directamente al empresario Abdolhossein Khedri, al que acusan de haber participado en esas operaciones de contrabando durante más de diez años mediante compañías bajo su control.

Advertencia de Washington

Por todo ello, los bienes o intereses en propiedad de las personas o entidades sancionadas por la OFAC que se hallen en EE.UU. o bajo control de estadounidenses en dicho país, deben bloquearse. Asimismo, el organismo advierte que aquellos que traten de realizar transacciones con los entes sancionados podrán ser incluidos en dicha ‘lista negra’.

El pasado 22 de noviembre, Washington anunció la imposición de sanciones contra el titular del Ministerio de Información y Comunicaciones de Irán, Mohammad Javad Azari Jahromi, por considerarlo «una persona clave en la campaña de censura y vigilancia que se intensificó a raíz de las protestas antigubernamentales».

Más leña al fuego

Unos días antes, Pompeo había anunciado que el complejo subterráneo iraní de Fordow quedaba fuera de las lista de proyectos exentos de las sanciones de EE.UU. contra el país persa, decisión que entrará en vigor este domingo, después de que Teherán reanudara el 6 de noviembre el enriquecimiento de uranio en esas instalaciones.

La medida de Irán supuso un nuevo alejamiento de los compromisos de este país con el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), que estipula que su nivel máximo para enriquecer uranio debe ser del 3,67 %, adecuado para la generación de energía para fines civiles y muy por debajo del umbral del 90 % para armas nucleares.

Al firmar en 2015 el histórico tratado, Teherán acordó reducir la pureza de su uranio enriquecido al 3 % y se comprometió a no llevar a cabo enriquecimiento en Fordow, por lo que el sitio operaba como un complejo de investigación hasta la fecha.

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.