16 | 12 | 2019

Comentario del Departamento de Información y Prensa del MAE de Rusia en relación con los intentos de la Administración de EEUU por frustrar la celebración de la Feria del Libro de Damasco

El próximo 28 de agosto, en Damasco se inaugurará la 61ª Feria anual del Libro. Cuesta sobrevalorar su importancia para Siria que avanza por el camino de la estabilización y la reconstrucción de la economía destruida a resultas del ataque asestado por el terrorismo internacional. El año pasado, en este evento tomaron parte cargos oficiales y empresarios de 49 Estados. Según estiman los organizadores, la edición actual contará con representación igualmente amplia de socios extranjeros interesados en cooperar con Siria.

Claro que tamaña perspectiva no es de agrado a quienes han apoyado y continúan apoyando a las fuerzas opuestas al Gobierno legítimo de la República Árabe Siria. Después de abortados los intentos por derrocar militarmente “el régimen de Bashar Asad” que se emprendieron durante muchos años, valiéndose a tales efectos de los bandidos y terroristas, se promueven al primer plano los métodos de estrangulación económico-financiera del país. Para ello se introducen las ilegítimas sanciones unilaterales, se ponen trabas a la ayuda externa destinada a la reconstrucción de la infraestructura básica, se ponen escollos al retorno de los refugiados sirios a las zonas controladas por el Gobierno de la República Árabe Siria.

Más aún, la Administración de EEUU se permite amenazar directamente a quienes desearían promover la cooperación económico-comercial con Siria o simplemente analizar la posibilidad de iniciarla.

A partir del pasado 22 de agosto, en la página web de la Embajada estadounidense en Siria, que sigue funcionando, a pesar de que la actividad de la misión diplomática fue cesada todavía en 2011, aparecen uno tras otro los llamamientos a no visitar la Feria de Damasco bajo la amenaza de sanciones por parte del Departamento del Tesoro de EEUU. Paralelamente, se afirma que Washington y sus aliados continuarán ejerciendo presiones sobre “el régimen de Bashar Asad” y quienes lo apoyan. Fue especialmente impactante el llamamiento, publicado el pasado 23 de agosto, instando a la opinión pública siria a informar a las autoridades de EEUU sobre personas jurídicas y físicas que planeen participar en la Feria del Libro de Damasco.

Simultáneamente, los medios occidentales publican con regularidad los comentarios de expertos cercanos a la Casa Blanca sobre “un alto atractivo y pertinencia” de los proyectos humanitarios y otros que se ejecutan en el territorio sirio al noreste del Éufrates controlado por los militares estadounidenses. Al mismo tiempo, Washington insta a otros países a aportar una fuerte contribución material a la potenciación de las zonas en el noreste de Siria que se encuentran bajo su control.

Consideramos que el continuo y manifiesto bloqueo por EEUU de los esfuerzos emprendidos por el Gobierno sirio con vistas a promover la reconstrucción postcrisis del país hace mella en la unidad, la soberanía y la integridad territorial de la República Árabe Siria y contradice directamente el espíritu y la letra de las decisiones adoptadas por la comunidad internacional en relación con Siria, incluida la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Fuente:

Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.